Menú de Páginas
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Presentación

 

Esta casa desea ser imagen de la Iglesia querida por la Trinidad, un remanso de serenidad, en el que, por encima de las pequeñas contradicciones diarias, cada uno pueda percibir el cariño hondo y sincero, la tranquilidad profunda, fruto de la fe real y vivida, sabiéndonos amados por nuestro Padre Dios, unidos por el Espíritu a Cristo, protegidos por la Santa Virgen María, amparados por San José.

Es nuestro deseo mirar a la Casa de Nazaret, donde el plan salvador de Dios fermenta y crece y donde la Sagrada Familia nos enseña a vivir en comunión, en el trabajo cotidiano, importante no por lo que se realiza, sino por el amor, en perfecta búsqueda de la Voluntad del Padre. Recordamos las palabras de San Juan Pablo II: “En Nazaret brotó la primavera de la vida humana del Hijo de Dios, en el instante en que fue concebido por obra del Espíritu Santo en el seno virginal de María. Entre las paredes acogedoras de la Casa de Nazaret, se desarrolló en un ambiente de alegría la infancia de Jesús, que «crecia en edad, en sabiduría y en gracia ante Dios y ante los hombres» (Lc 2, 52).”

Esperamos por tanto, que aquí todos puedan encontrar la presencia del Dios de la Misericordia y compartirla con alegría, y que entre todos, podamos hacer de este lugar un verdadero hogar, corazón de la Iglesía abierto a todos.